Pulsometro. Ojos que sí ven… corazón que entiendes.

«Ojos que no ven, corazón que no siente»

Seguro que much@s de vosotros habéis escuchado esto más de una vez. Llamadme loka pero soy de las que pienso que es mejor ver para poder «entender» todas las sensaciones que estoy teniendo.

En el deporte pasa lo mismo. Es necesario conocer cómo funciona nuestro corazón para interpretar las sensaciones que estamos teniendo cuando realizamos Actividad Física.

Imaginad que fuésemos por el mundo sin que nadie nos «oriente» en nuestras decisiones y en las sensaciones que vamos teniendo a lo largo de nuestra vida. Es inimaginable, ¿No? Entonces… ¿Por qué lo hacemos cuando practicamos Actividad Física? ¿Por qué nos metemos en una clase de Ciclo y nuestro único criterio de si ha sido intensa o no es la cantidad de sudor que hemos tenido?

Sé que much@s estáis pensando que es una tontería lo que estoy diciendo. Lo he escuchado mil veces. Llevo más de 12 años dedicada al mundo del deporte y a veces cuando estoy impartiendo una clase pregunto quién lleva pulsometro. Las manos que se levantan son pocas y el que la levanta… es el «raro» de la clase. En cambio, sólo tengo que mirar a los pedales de la bici y ver que el 95% lleva zapatillas con calas y que el «raro» aquí es el que no las lleva (y posiblemente sea el mismo que el del pulsometro).

Por eso creo que debemos priorizar nuestras inversiones en material deportivo. Y claro está que lo que voy a decir que la primera compra de material deportivo debería ser un dispositivo que nos ofrezca datos que mejoren nuestra salud. Como mínimo indicándonos el pulso.  

También sé que estais pensando: 

Y ahora viene la pregunta del millón: «Inés, ¿De que me va a servir un pulsometro?

Tengo mil respuestas (y todas buenas) del para que y del porqué. Así que enumero alguna para terminar de convencer al que aún tenga alguna duda.

  • No sólo de sensaciones vive el ser humano. No vale aquello de: <«Yo voy por sensaciones»>. Está muy bien sentir, pero está aún mejor entender lo que sentimos puesto que en algunas ocasiones no suele coincidir con la realidad.
  • Para todos los gustos y colores. Su oferta es tan amplia como deportes y estilos de vida que hay. Al igual que su precio que será variable en relación a las funciones que deseemos. Así que no hay excusa, sólo tendremos que pensar el uso que le vamos a dar y en base a ello elegir la mejor opción.

Polar

  • Hoy en día la mayoría de gimnasios y técnicos deportivos utilizamos gráficas o programas donde aparecen las Zonas de Intensidad. Suelen ser unos colores (del azul al rojo) o números (1 al 5). Estas Zonas no son otra cosa que tus zonas de entrenamiento en función de tus pulsaciones máximas. Por lo tanto, el pulsometro nos ayudara a visualizar esas zonas durante el entrenamiento y así poder seguir una sesión o planes de entrenamiento más específicos por pulsaciones.
  • A tod@s nos gusta saber cuánto tiempo hemos estado haciendo deporte, cuantos kilómetros hemos recorrido, cuantas kilocalorías hemos gastado en nuestra sesión deportiva y datos más específicos sobre lo realizado. Hoy en día estos sensores te dan toda clase de detalles para que puedas obtener el mejor de los feedback de tus sesiones de entrenamiento.

PolarM430

  • Mantenernos activos en un mundo inactivo. Evolucionamos tan rápido que inventamos cosas para hacernos la vida más fácil y cómoda. Produciendo a su vez más inactividad en nuestro día a día. Algunos de estos dispositivos nos ayudan a llevar una vida más activa indicándonos los pasos que llevamos en el día, la calidad de nuestro sueño y hasta nos «avisa» si llevamos demasiado tiempo sentados.
  • Si eres un apasasionad@ de la actividad física los dispositivos más sofisticados te ofrecen tal cantidad de datos y posibilidades que será como llevar un ordenador en tu muñeca. Así podrás fluir libremente en el mundo friki de las estadísticas y números para adaptarlos a tu temporada.

Polar Vantage V

  • Pero sobre todo el mayor de los motivos es la salud. Este simple «cacharro» nos puede salvar la vida.

No sé si os he convencido de lo esencial que es en nuestras vidas un pulsometro (seguro que sí). Así que aún estas a tiempo de volver a escribir la carta a los Reyes Magos y tachar esas zapatillas de Ciclo Indoor y poner un pulsometro. Quien sabe… igual has sido tan buen@ que te traen las 2 cosas.

El mayor placer del mundo no esta en lo que sentimos… sino en lo que entendemos.


Fdo. lalokalabici

También puede gustarte...

Deja un comentario