Tudela. Copa Caja Rural.

Hoy es de esos días en los que te despiertas con pocas ganas de competir (seguro que os ha pasado alguna vez). Y ahora seguro que algun@ piensa; <«Pues no lo hagas»>. Y sí, toda razón. Pero también soy de esas personas que si no lo hace se queda con la duda eterna de: <«¿Qué hubiera pasado si…?»>. Y si pienso así es porque en el fondo quiero hacerlo. Gracias a Dios… bueno a mi padre y madre, me han enseñado que siempre haga lo que me haga feliz (con más o menos ganas… pero feliz)así que para que no me lo cuenten aquí estoy en Tudela para competir en la Copa Caja Rural BTT.

Tengo que reconocer que  este tipo de pruebas me crean más nervios que otras en las que he participado, como la Quebrantahuesos que con sus casi 200 kilómetros a priori parece más complicada, pero  ya sabéis lo que dicen: «Lo que es normal para la araña es un caos para la mosca». Pues yo hoy era un poco «mosca».

No siempre tenemos las mismas ganas, hay días que nuestros depósitos de motivación se encuentran más cargados que otros, hay otros días en los que esos depósitos están bien llenos, pero intervienen factores externos, otros en los que simplemente las cosas no salen como uno espera o quiere o simplemente te encuentras cansada. En el fondo sé que es porque no tengo el control absoluto de la situación, es decir, como no lo he hecho nunca y estoy ante una situación nueva activo el «modo cactus«. Pues bien, he descubierto que también puedo hacerlo encima de la bici.

 

¿Os imagináis que todo siempre sale perfecto?

Yo desde luego no… doy también gracias por ello (a esto no sé muy bien a quién hay que dirigirse). Si fuese perfecto sería como una carrera totalmente llana… larga…. sin ningún bache… sin ninguna subida del 34%… ¿Aburrido no? Es mucho más divertido continuos sube y baja, barro, pendientes de infarto, bajadas pedregosas, etc. A las personas nos gusta mucho la diversión, pero otra de las cosas que nos gusta muchísimo es la superación personal. Así que quizá la vida se asemeje al circuito de hoy (sólo he dado 2 vueltas, pero me ha dado para pensar mucho).

En principio y por dónde estaba situado podía parecer fácil, es más, cuando he salido de Murchante he mirado un poco a los alrededores y veo, o mejor dicho NO veo ninguna mega montaña, por lo que la mente piensa: <«Vale…esto va a ser fácil»>. Y continúa pensando lo mismo cuando a las 11:00 se da el pistoletazo de salida y recorres los primeros 500 metros en menos que canta un gallo. Pero… tranquil@s que ya está aquí la primera cuesta, esa que todo lo que no tiene de larga lo tiene de «empinada». Cabeza al manillar, riñones abajo, apretar los dientes y a tirar de patas. Lo poco que veo que no sea rueda son los pies de los muchos participantes tocando tierra y yo mientras pensado: <«esto lo subo sí o sí»> y cómo no había otra opción… lo subo. He de decir que tener a la mitad de la familia arriba dando ánimos ha ayudado bastante.

Continúan los sube y bajas MUY explosivos (principalmente los sube), mi objetivo como siempre en este tipo de carreras es bajarme lo menos posible de la bici. El objetivo se va cumpliendo mientras voy sumando metros, repechos, bajadas y scalextric por el recorrido. Falta como 1 kilómetro para el final de la primera vuelta y la «chispa» no está viniendo, no lo estoy pasando mal, simplemente es que no tengo el día. Salgo un poco de este pensamiento y escucho: <«¡Aúpa Kommpañera¡….. ¡Aúpa Kompañeraaaaa¡>. Sí, mi tía está dándome ánimo en otro tramo. Me sale una sonrisa mientras con la cabeza digo que no, haciéndole entender que hoy no es mi día, pero continúo dando el 100%.

Voy llegando al final de la 1ª vuelta y allí… mis padres… A ver… creo que toda la familia se ha situado estratégicamente para darme ánimos a mí y a mi primo Javier (sí, también está compitiendo… pero hoy ni lo veo). Comienzo la segunda vuelta pensando: < «Va Inés… 2º vuelta… a ver cómo te encuentras en esta… «>.  Y la verdad que en esta vuelta me voy encontrando mejor, pero sin llegar a encontrar esa «chispa» que me falta. Primera cuesta OK, continuos sube y baja también OK, bajadas y mini senderos OK, puntos estratégicos familiares OK (esta vez mi hermano y mi sobrino han aparecido de sorpresa), ánimos de las personas OK. Todo OK … menos yo que voy al revés y hoy estoy KO.

Es un día PERFECTO, esta mi familia, mis compañeros de equipo del Ribera BTT (Iñaki – Castor – Iván – Paúl), se realiza al lado de casa en la ciudad dónde llevo trabajando 10 años y por lo tanto conozco y me conoce casi el 80% de los que están viendo la carrera y todos ell@s sin parar de animarme. Pero hoy no estoy, no encuentro la chispa, estoy cansada. Pienso en la 3ª vuelta y se me paran las piernas.  Así que utilizaré un refrán que me dice mi padre: < «Donde se está bien… buen rato»>, pero esta vez a la inversa.

No es que estuviera fatal y pasando un mal rato, sino que simplemente estaba cansada y decidí parar. Soy como cuando deja de correr Forrest Gump, que una periodista le pregunta:<«¿Porque dejas de correr Forrest?»….»Simplemente estaba cansado»>. Pues eso… que simplemente estaba cansada.

«Piensa antes de actuar, pero nunca te quedes con la duda de saber que pasaría» 

 

Fdo. lalokalabici

 

 

 

También puede gustarte...

Deja un comentario