VOLVER A LA RUTINA CICLISTA CON NUEVOS OBJETIVOS. 3 ASPECTOS A TENER EN CUENTA

Es complicado volver a la rutina después de llevar días sin pensar en lo más mínimo en cualquier cosa que lleve ruedas y no tenga motor. Seguro que muchas de vosotras ha dejado abandonada la bicicleta estas Navidades más de lo que le hubiera gustado. Y es que en estas fechas surgen mil y un planes mucho más apetecibles que ponerte a pasar frío montada en una bici. Comidas con los amig@s, cenas familiares, compras…. mil cosas que hacer que nos han quitado tiempo para poder hacer lo que más nos gusta.

Algo que suele acompañar a las Navidades son las prisas… y las traen los Reyes Magos el 7 de Enero. De pronto nos damos cuenta que entre “pitos y flautas» han pasado 10 días sin hacer nada, tenemos un par de kilos más (o incluso alguno más) y para rematar sentimos que se nos termina el tiempo para conseguir los buenos propósitos que nos marcamos el día 1 de Enero a las 00:01 con todo el «subidón» de motivación que llevábamos encima. Así que vamos a empezar por el principio…. STOP¡. Para…. relájate…  es momento de pensar con la cabeza. No pretendamos hacer todo lo que no hemos hecho durante los últimos 15 días en una semana, no porque no podamos físicamente (que probablemente tampoco), sino porque es más que probable que nos frustremos y fracasemos. Así que… TRANQUILIDAD.

Lo primero que debemos hacer es coger papel y bolígrafo y dar forma a esos buenos propósitos que nos marcamos los primeros minutos de año. Y para ello algo que nos va a venir genial es ponernos a escribir un “pre-diario” deportivo, donde además de ser una guía nos ayudará a visualizar mejor nuestro objetivo y cuál va a ser la forma que vamos a emplear para llegar a él.

Para ello es importante tener claros 3 factores que nos ayudarán a no dejar la hoja en blanco.

 

  1. Busca un objetivo.

Antes de comenzar a dar pedales como una loca, busca y define un objetivo para la temporada. Puede ser desde simplemente salir los fines de semana con la «grupeta» y no morir en el intento, participar en esa cicloturista en la que llevas años pensando o dar el salto a la competición. Sea cual sea, debes tenerlo claro e ir a por él con todas tus fuerzas.

A la hora de marcar ese o esos objetivos de la temporada, recuerda que deben ser realistas a tu persona, es decir no busquemos algo que sabemos que va a ser complicado o que lo podemos conseguir muy a largo plazo, ya que esto hará que nuestra motivación decaiga y por lo tanto correr el riesgo de volver a abandonar. Por lo tanto… busca objetivos alcanzables a corto plazo.

 

 

 

  1.  Como vas a conseguirlo.

O lo que es lo mismo… cuantos días vamos a dedicar a conseguirlo.  Que dependerá en mayor medida de lo ambiciosas que hayamos sido al marcar nuestro objetivo. Lo que está claro es que, sea cuál sea vamos a necesitar un «planning» para alcanzarlo. Por lo tanto, es muy importante marcar cuantos días/sesiones vamos a destinar a entrenar o realizar actividad física y que vamos a realizar dentro de esas sesiones. Esto nos ayudará a “obligarnos” a realizar lo mínimo planteado, evitando así ser invadidos por la pereza o pegarnos unas palizas al inicio del año que es cuándo más motivadas estamos.

Si no te ves capacitada para poder hacer una mini planificación, puedes pedir ayuda a algún colega que lleve tiempo andando en bici, a profesionales del sector o también puedes consultar un sinfín de guías y libros que hay en el mercado sobre este tema. Eso sí, siempre teniendo claro que ni los libros ni lo que le funciona a los amig@s son el “Santo Grial” y por lo tanto seguirlo al dedillo como si a nosotras también nos va funcionar o vamos a obtener los mismos resultados. Cada persona somos diferente, cada día es diferente y no todo el mundo asimila de igual forma el entrenamiento. Así es que tómalo sólo cómo una guía.

No es necesario que nos volvamos ahora locas y empecemos a hacer mil cálculos. A medida que vayan creciendo nuestros objetivos aumentará también nuestro nivel de exigencia y por lo tanto seremos nosotras mismas las que buscaremos cual es la mejor forma de alcanzar nuestros objetivos.

Aún así, comencemos de lo sencillo a lo complicado… sin prisas… resolviendo los “problemas” conforme se presenten… simplemente disfrutando del camino.

 

  1. Descanso, una parte importante.

Aunque parezca que no tiene mucho sentido, es muy importante tenerlo en cuenta, ya que al igual que para mejorar debemos entrenar… también debemos descansar y por lo tanto también tienen que estar marcado dentro de nuestro “planning” inicial.

No vamos a meternos en temas técnicos de “descanso activo” y mil estudios más, sólo vamos a centrarnos en el descanso básico, o lo que es lo mismo… en no hacer nada. No por hacer ejercicio todos los días vamos a conseguir alcanzar los objetivos antes (es más me atrevo a decir que puede hasta incluso que los alcancemos más tarde) y por eso debemos descansar. Nuestro cuerpo lo agradecerá y si logramos una buena combinación entre entrenamiento y descanso notaremos un aumento en nuestro rendimiento y por consiguiente disfrutar al máximo de todas nuestras salidas.

 

 

Así que un breve resumen de los aspectos básicos que tenemos que tener para volver a nuestra rutina ciclista y lograr mantenerla durante todo el año sería:

  • Busca objetivos realistas que se puedan conseguir a corto plazo.
  • Breve planificación de cómo vas a conseguirlo.
  • Combinación perfecta entre entrenamiento y descanso para obtener mejores resultados y no caer en la frustración y posterior abandono.

No hay un manual para asegurarnos el éxito, pero seguro que esto nos lo pone mucho más fácil a la hora de no volver a dejar la bicicleta abandonada en cualquier esquina.

 

 

Fdo. lalokalabici

También puede gustarte...

Deja un comentario